No vuelvo a invertir en… tangle teezer

Hoooolaaaaaa! Como vamos por aquí?
En el post de hoy vengo a hablaros de una de las decepciones potinguiles más grandes que he tenido.
Yo, como casi todas las potimaniacas en cuanto vi que todo el mundo youtuberil (si, acabo de acuñar el término) se compraba el maravilloso, el increíble, el único e inimitable Tangle tezzer tuve que ir cual posesa a por el mío.
Había leído y escuchado maravillas sobre el bendito cepillo. Que si era lo mejor para el cabello, que lo desenredaba sin romperlo, que lo dejaba suave y prevenia las puntas abiertas…
Pues bien, el cepillito en cuestión me costó unos 16 eurazos pero yo llegué a casa tan contenta con mi súper compra y  lo utilicé en ese mismo momento cuando me lavé el pelo. Intenté desenredarme el pelo y a pesar de que tengo la suerte de tener un pelo agradecido y adorable que no se enreda, me dejó una maraña de enredos que casi tuve que cortar para deshacer los nudos. Fue horrible!!
Sin dejarme convencer por esa malisima primera experiencia, decidí darle una segunda oportunidad para cepillarme el pelo una vez seco y… no hace absolutamente nada. Lo único que cepilla es la superficie pero las capas inferiores del cabello las deja tal cual.
Y la prueba definitiva fue el día en que traté de hacerme una coleta alta. Eso fue un despropósito total y absoluto.  No hubo manera, no me dejaba recoger el pelo, lo enredaba… un fiasco.

El cepillo en cuestión es este

image

Yo lo compré en una tienda de artículos de peluquería y os prometo que nunca he sentido con tanta fuerza que había tirado el dinero.
También es cierto que a mi chica le ha gustado ya que ella tiene un corte pixie largo  y con él logra desenredar la parte más larga del flequillo.
Así que si tenéis el cabello largo como yo y no os apetece haceros nudos gratuitamente ahorraos el dinero e invertirlo en un buen cepillo de toda la vida con cerdas redondeadas que no rompan el pelo.
Espero que este post algo negativo os sirva a la hora de elegir qué cepillo queréis en virtud de vuestras necesidades. Os mando mil besos y abrazos y muchísimas gracias por leerme.

Anuncios

Nos tomamos un Cup o’ Coffee?

Hoooolaaaaaa que tal? Por fin parece que Madrid ha decidido dejar atrás el otoño y recibir el frio invernal.
Y es justo ahora cuando más apetece quedarse en casa el domingo, dedicar un ratito a consentirte y a recuperar fuerzas para afrontar la semana con energía.
Mi plan perfecto es un baño o ducha calentito, ponerme el pijama más amoroso que tenga, calcetines gorditos y hacerme mi propio momento relax.
El tratamiento de hoy ha venido de la mano de la nueva mascarilla que Lush ha incluido en sus filas, Cup o ‘ Coffee.

Me declaro una fan incondicional del café. Lo adoro, lo necesito para vivir y no hay nada mejor que una buena peli, el sofá, la mantita, buena compañía y una taza enooooooorme de café latte. 

Si sois como yo y adorais el café no podéis dejar de probar esta mascarilla que además es exfoliante.
Nada más abrir el bote nos llega un aroma increíble a café recién hecho. Tiene una textura gelatinosa, suave y agradable debido al sirope de agave, la manteca de cacao y el caolín, que le aporta el efecto absorbente.
Lush nos indica que debemos aplicar una capa generosa de mascarilla, dejarla actuar durante unos 5 o 10 minutos y luego retirarlo mientras exfoliamos la piel suavemente.
Os prometo que la piel queda suavisima, resplandeciente, los poros se cierran un poco y parecen más limpios.
Desde que la uso noto que se me queda la piel mucho mejor, se nota el efecto.

  
La buena noticia es que a pesar de ser una mascarilla fresca no caduca en tres semanas sino que dura unos tres meses.
Podéis encontrarla en la web de lush o mucho mejor aún pasaos por cualquiera de las tiendas Lush, lo cual es siempre un placer para los sentidos.

Y por mi parte nada más que añadir, simplemente quisiera daros las gracias por pasaros y leerme. Un besazo! 😘