Rêve de miel, placer para los sentidos.

Hola, hola!!! Qué tal??

En el post de hoy vengo a hablaros de tres productitos que he estado probando de la firma Nuxe.  Son de la línea Rêve de miel y han colaborado mucho en que mis manos y labios no se hayan declarado irremediablemente zona catastrófica.

Para las que no conozcáis la firma, Nuxe es una marca de dermocosmética francesa, la cual realiza sus productos con la mayor cantidad de principios activos y excipientes naturales, es decir, utiliza muy pocos o casi ningún producto químico en su elaboración.

Esto es lo que nos cuenta la propia firma:

LA CARTA DE NUXE

  • Selección de principios activos naturales.
  • Productos sin aceites minerales, sin materias de origen animal*.
  • Productos no comedogénicos**.
  • Pruebas realizadas por un laboratorio independiente autorizado por el Ministerio francés de Investigación, para garantizar una seguridad y una eficacia óptimas.
  • Sistema de conservación sin parabenes***.
  • Contribuir a preservar el medio ambiente: privilegiar los materiales reciclables, reducción del tamaño de los envases…

*Excepto los productos procedentes de las colmenas.
**Cuidados faciales.
***Se aplica a la mayoría de los productos de la gama.

Yo sinceramente he quedado maravillada con los productos. Se trata del famosísimo bálsamo labial, su compañero en formato barra y la crema de manos, todos como bien os digo, de la línea Rêve de miel. Tienen esta pinta:

293x275-rdm-cr-mains-fond-gris rdm-baume-levres1350566511-rdm-stick-levres

Por empezar hablando de alguno, os hablaré del bálsamo, que fue el primero que adquirí y que me encantó.

  • Bálsamo Rève de miel: Viene en un tarrito de vidrio con su tapita a rosca, muy bonito, muy cuidado y yo lo compré en la edición 20 aniversario, por lo que la tapa era de color rosa. Ahora bien, lo que nos interesa a todas es el bálsamo en si, no el envase. Bueno, qué deciros, que es espectacular, de verdad de la buena. Tiene una textura untuosa, suave, delicada que se funde al contacto con la piel de los labios pero que no deja los mismos pegajosos ni se siente en ellos. Simplemente te lo aplicas y a los pocos segundos ¡Ya no está!. Tiene un aroma dulce, cálido, apetitoso a más no poder, es como si te hidrataras directamente los labios con una mezcla riquísima de miel y vainilla. Pero si que te repara perfectamente los labios cuando están secos, agrietados y destrozados. Yo me lo llevé este Año Nuevo a la Nieve cuando subimos a la Sierra y me salvó de la catástrofe.
  • Stick labial Rêve de miel: su compañero perfecto para salir de casa. Se trata del mismo bálsamo labial pero más preparado para llevar el trajín del día a día, puesto que en este caso el envase es el de un cacao de toda la vida, el cual puedes meterte en el bolsillo del abrigo y reaplicar tantas veces quieras a lo largo del día. Yo siento que es menos contundente que su compañero de tarrito pero para hidratarme en el momento puntual me viene de perlas. El aroma es el mismo que el de su compi y me trae loca.
  • Crema de manos y uñas Rêve de miel: ésta fue la última adquisición pero no por ello la menos querida. Se trata de una crema rica, fundente y con un aroma exactamente igual a los otros dos de arriba. Lo mejor es que es muy duradero y que se huele en la distancia porque me he llegado a aplicar la crema antes de mi clase de conducir y mi profe me ha dicho, que bien te huelen las manos. ¿Qué llevas? Además, algo muy importante para mi es que se absorba rápido, porque no puedo con las cremas que tardan tres vidas en desaparecer de tu piel y con las que no puedes tocar ni hacer nada porque lo pringas todo. Ésta en particular es perfecta.

Así que como ya os digo, me he declarado fan absoluta de estos productos y os prometo que voy a hacerme con algún otro que me ha tentado de la firma, porque es maravillosa y además se puede adquirir en las farmacias que trabajen con ella.

Y por mi parte nada más que añadir, gracias por leerme y decidme si os apetece si conocíais la marca o si tenéis algún producto de ella. Un besote enorme y nos leemos pronto.

Anuncios

Premier De Sensilis a Juicio!!!

Hola, hola pequeñuelos, qué tal???

Como siempre, os pido disculpas por no haber subido contenido, pero tengo dos buenos motivos para no haberlo hecho. El primero es que he cambiado DOS veces de trabajo en un mes y la segunda es que quería probar bien los productos que tenía para poder dar una opinión formada sobre ellos.

Dicho esto, vamos al lío, no???

Hoy os traigo la reseña de una cremita de Sensilis, que me llegó hace aproximadamente un par de meses. Se llama “Premier” y según me indicaron, es perfecta para desvanecer las primeras arruguitas y líneas de expresión que empezamos a tener las que vamos camino de los 30 años (aunque a mi me faltan todavía dos para llegar a la temida cifra). El envase tiene esta pinta:

premier

Ahora os cuento lo que os interesa. Se trata de una cremita muy ligera que se absorbe bastante bien y no deja un gran sensación grasa, aunque yo la utilizo para la noche, ya que por las mañanas yo necesito algo que me matifique más dado que mi piel es grasa y necesita mimos extra. Es de color blanco y tiene un perfume muy suave y sutil pero que percibes durante un ratito, cosa que a mi no me molesta en absoluto. A decir verdad, me recuerda a las cremas de toda la vida, de esas que te recuerdan a tu abuela o a una tía, un olor familiar y reconfortante, no se si me explico.

La aplicación es muy confortable, ya que como bien os digo, se absorbe muy rápido y no deja sensación grasa pero sientes que nutre e hidrata la piel en profundidad. También es cierto que como yo no tengo arrugas, ni líneas de expresión (algo bueno ha de tener sufrir con brillos y grasa en la piel, no?) no os puedo contar si he notado que atenúe dichas líneas pero ciertamente es una crema que me está gustando mucho, porque no me ha dado más grasa que la que yo usualmente tengo, no me han salido granitos con ella, ni mi piel ha reaccionado, por lo que es una crema que cumple lo que promete en cuanto a que es para todo tipo de piel.

Ahora bien,  ¿Me la compraría? Bueno, aquí os voy a ser muy, pero que muy sincera. Me parece una crema carísima, de verdad, carísima para ser una simple y llana crema hidratante. Desde mi experiencia y gracias a un profesor de la universidad que nos decía que en muchas ocasiones, lo que se paga es el envase, no el contenido, os digo que creo que los señores de Sensilis se han flipado un poco con los precios de sus cremas (vale, fliparse no queda muy profesional, pero ya me entendéis) y no es muy normal los precios que tienen ninguna de ellas, pero claro, los envases son pura elegancia, líneas muy sobrias, cajitas divinas… Pero yo lo que quiero es un buen producto y seguro que me mucha gente me mata cuando lea esto, pero… Si utilizaran otros tipos de envases, menos bonitos, la crema sería seguro igual de buena, pero ya no se podría llamar “Alta Cosmética” y no sería tan elitista. Así que no, no me la compraría porque no me ha aportado nada maravilloso y creo que puedo encontrar otros productos mucho mejores por el precio de éste.

Y después de este párrafo que ha sido algo revolucionario y una queja directa contra la industria cosmética, me despido, agradeciéndoos la espera, todas las visitas que recibo y los poquitos que os estáis atreviendo a seguirme en esta aventura, a todos vosotros mil gracias y os prometo que nos leemos pronto.